Ser mamá y esas cosas.

  Hoy he de reconocer, que soy pasto de las malditas hormonas. Mira que son malas, cochinas y traicioneras. Hace una semana que he sido mamá por segunda vez; igual tengo ataques de risa con contractura cervical incluida, mientras veo a mi superhéroe doblando la colada, (sí, postparturienta tengo un humor de lo más absurdo), que … Sigue leyendo